Archivo por meses: Mayo 2015

Casitas para libros

Decorar con casitas es un clásico que nunca pasa de moda. Estas tan bonitas son de Sostrene Grene, responsable junto con Ikea de mi incapacidad para ahorrar.

casitas estanterías

He forrado la trasera con papel de regalo que también compré allí. He usado celo de doble cara porque así cuando me canse puedo cambiarlo por otro.

Son tan ligeras que no he necesitado más que silicona para sujetarlas a la pared. La silicona aguanta mucho más de lo que pensamos y tiene una gran ventaja sobre otros adhesivos de montaje: el día que lo quites se puede eliminar de la pared sin dejar restos. Por supuesto no vale para objetos muy pesados pero en este caso es perfecta. Eso sí, una vez aplicada, hay que sujetar la casita a la pared con cinta de carrocero 24h hasta que esté bien seca y resistente.

casitas estantrías 2

Las he puesto encima de la cama de mi hijo Bruno de dos años con sus cuentos preferidos. Así él mismo elige el que quiere que contemos para irse a dormir. Lo malo es que luego me pide “el último” y luego “el otro último” y después “uno para Vera“, que es su hermana de 6 meses que está sopa y no se entera. Pero igual si vuestros hijos no tienen tanto morro a vosotros os da mejor resultado.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Salvamanteles Diy

Ya todos conocéis mi afición a bucear en los contenedores de obra en busca de tesoros. El último que he rescatado es este baldosín mugriento. Lo bueno es que como es pequeño me entró en el bolso, no me lo vieron al entrar en casa y me pude ahorrar el: “¡Otro trasto! ¡Venga! ¡Al fondo hay sitio!” Estas palabras de aliento me las dedica mi chico cada vez que llego con algo (que es casi siempre).

azulejo

Después de una limpieza y pasando por chapa y pintura su nuevo aspecto es este.

salvamanteles diy 2

Sólo he necesitado una cola especial sin tóxicos apta para uso alimentario, papel bonito, tijeras, Fixa protector autoadhesivo para la parte de abajo, brocha y 10 minutos.

salvamanteles diy materiales

Aunque parezca mentira, lo más difícil de conseguir han sido los 10 minutos porque mi hijo Bruno de dos años me quiere ayudar a todo y ha untado cola por el suelo. estropeado el papel de flores, tocado con sus manitas cuando el pegamento aún estaba húmedo… Vamos, una manualidad de lo más relajante, juas juas.

salvamanteles diy

Si te animas es fácil, rápido y barato.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un gazpacho muy andaluz

El otro día tuve familia a comer en casa y aproveché a estrenar mi última creación: estos botes de lunares para presentar las bebidas.

gazpacho andaluz

Ya amenacé en un post anterior con hacer mis propios botes y aquí están. Son sencillísimos de hacer.

Yo guardo todos los botes monos: de habitas, de mermelada… (De hecho, esta afición mía de guardar todo para hacer manualidades es una de las “virtudes” que menos le gusta a mi marido, juas juas. )

Hay que fregar bien los botes y quitar la pegatina.

Para agujerear la tapa hay que usar una broca para metal y taladrar muy despacio para que el agujero quede perfecto.  Hay que elegir el número de la broca dependiendo del grosor de la pajita.

Una vez abierto el hueco pintamos las tapas con pintura en espray. Hay que tener cuidado de que la pintura no caiga por el lado que entrará en contacto con la bebida, sólo hay que pintar la parte de fuera.

Yo en este caso he escogido hacerlo en color negro. Para otro día voy a comprar estas pajitas de colores de Ikea y a pintar cada tapa de un color coordinado con ellas.

Como los botes eran para presentar el gazpacho que puse de aperitivo se me ocurrió rematarlos con lunares.

Como no sé cocinar Bertín Osborne lo hizo por mi. Sí, sí, Bertín en persona.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest