Archivo por días: 25 febrero 2014

Un cabecero de pizarra y más

cabecero-reversible-pizarraEste cabecero que veis en la foto es una puerta vieja que me encontré en un contenedor de obra . Me pareció preciosa y con un tamaño buenísimo para un cabecero.

Ya conocía las pinturas de pizarra de Cuarto Color y estaba enamorada de su amplia paleta de colores, así que este trabajo me ha dado la excusa perfecta para probarlas. He quedado encantada con el resultado. Son sencillas de aplicar, quedan fenomenal, tienen colores únicos y cunden más de lo que parece. Otra ventaja es que son ideales para usar en espacios para niños.

Yo he utilizado el Rosa Almendra, el Malva Antique y el Azul Acuarela.

Decapé la puerta con un líquido especial y la pistola de calor que me trajeron los Reyes Magos (tenía muchas capas de pintura y no bastaba con lijar), la lijé y la pinté de blanco. Luego protegí los bordes con cinta de carrocero y apliqué la pintura de pizarra en los cuarterones con un rodillo pequeño. Por último le pegué un tirador de concha para darle un toque. Ahora tengo pendiente fijar unos listones plateados a los extremos a modo de patas pero me está costando encontrar un sistema que resista el trote. Os lo volveré a enseñar cuando lo consiga.

Que la superficie sea de pizarra te da infinitas posibilidades para escribir y dibujar con tiza blanca o de color.

Puedes ponerte romántico.

cabecero-reversible-pizarra-2

Lanzar una indirecta a alguien que ronca.

cabecero-reversible-pizarra-3

Desear dulces sueños…

cabecero-reversible-pizarra-4

 

Cuando estaba terminando se me ocurrió una idea: ¿por qué no decorar también la otra cara de la puerta con una gama de colores similar (para que encaje bien en el mismo dormitorio) pero un acabado totalmente distinto? Pues sí, ¡he hecho un cabecero reversible!

cabecero-reversible-empapelado

El reverso va pintado en blanco con zonas decapadas en rosa claro y los cuarterones empapelados.

Por si alguien quiere comprar alguno de los materiales usados, os cuento:

Pinturas de pizarra de Cuarto Color.

Pinturas blanca y rosa, papel de flores y tirador de Leroy Merlin.

Manta gris de Carrefour.

Manta rosa preciosísisima de Primark.

Colcha, cojines blancos, taza y servilletero de mi adorado Ikea.

Cojín de ganchillo del desaparecido Musgo.

Jarrita de leche de Casa.

Azucarero de Becara.

Viendo así de bonita la cama me dan ganas de acostarme aunque también puede influir el hecho de que Bruno no me ha dejado dormir en toda la noche, qué majete…

 

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest